miércoles, 13 de agosto de 2008

Un gato que no podia dormir 4


Peco seguía caminando, siguiendo el instinto de su corazón, ya era de noche y tenia hambre. Entonces escucho unos ruidos que venían de una esquina llena de grafitis y tachos cubiertos con papel periódico y una que otra mosca y mosquitos. El olor era tan agradable que a pesar de haber perros él se arriesgo a pasar por ese lugar y lo hizo.
Peco llego al lugar y un perro dijo- Que hace un gato aquí a el. Al momento tres perros salieron a su encuentro hasta que el jefe del grupo grito. - Alto amigos. Dejen lo pasar. Los tres dijeron en coro- porque jefe. Peco estaba en guardia, luego se calmo al ver que el jefe se acercaba a el sin la mínima intención de hacerle daño.
-Yo se porque estas aquí, Peco se alegro al escuchar eso. - Pero te tienes que quedar esta noche porque este rito se tiene que preparar en el atardecer y no en la noche. - Que date a comer con nosotros. Los perros renegaron un poco pero al final aceptaron a Peco a quedarse con ellos. Peco estaba en paz porque sabia que el momento había empezado.

Esa noche Lucas. Ustedes se preguntaran porque el cambio del nombre si se llamaba Peco. La respuesta es esta. Es necesario que el gato vuelva a adoptar su nombre real para comunicarse con el perro si eso no sucedía no se podía hacer el rito de perdón.

El día paso como cualquier otro pero la diferencia fue que en ese día fue bonito para todos hombres y animales.

Llego el atardecer todos los perros estaban vestidos de blanco y rojo y decían
Gauca, penuncasioto, canantiusotoro, medusca. En nuestra lengua común significa
Perdona, alma, dulce y cariñosa, a este gato que te pide perdón
Después de eso el perro mayor hizo un conjuro los perros estaban asustados ya que solo pocos perros estaban preparados para hacer este rito y ninguno de ellos sabia que él si estaba preparado para hacer el rito.

Luego a la señal Lucas avanzó el jefe hizo una ademán y una puerta se abrió. Lucas vio a Peco, Lucas le digo -perdón y le lamió, Peco le dijo- No pidas perdón, desde ahora ya estas liberado. Al rato se serró el portal y el jefe de los perros tierno y sabio le dijo- Ve en paz estas bien con nosotros y contigo mismo anda a tu mundo.
Lucas agradecio con una venia y se fue corriendo a casa.

Lucas llego a mi casa a las 10:00 de la noche, lo hizo como siempre tocando con su pata derecha la ventana para poder entrar, se durmio en las piernas de mi abuela no sin antes hacer sus 4 vueltas alrededor y enrrollarse con su cola y dormir ya en la tranquilidad del alma y el corazón.

Un gato que no podía dormir uno
Un gato que no podía dormir dos
Un gato que no podía dormir tres
Si no pueden ver los enlaces vallan a Octubre y ahi van a encontrar las tres primeras partes del cuento.

1 comentario:

Jus dijo...

muy bueno eh....interesante...por fin encontre el seudo para ti pes...el abstracto...un abstractico muy bueno ...